Saltar al contenido

Habitación del Bebé: la Iluminación. Lámparas para Bebés.

Te damos las claves para decorar y elegir una buena iluminación en la habitación del bebé, porque sabemos que ese cuarto es especial, más que otro espacio de la casa.

Has elegido los colores, has decidido el tema de la decoración e incluso has elegido la cuna perfecta. La habitación de tu bebé se ha convertido en la habitación perfecta, pero no haz tomado una decisión sobre la iluminación, un elemento importante de ese diseño. Y seguro te preguntas, ¿cuáles son los consejos para elegir la iluminación de la habitación del bebé? Aquí diez tips que te ayudarán a iluminar el cuarto correctamente.

Evita luces fuertes

Una luz suave hace que cualquier habitación parezca cálida y acogedora, pero esa no es la única razón. La iluminación suave reduce el contraste entre la luz y la oscuridad, lo que evita la sobreestimulación y brinda a los ojos poco desarrollados del bebé el descanso que tanto necesita.

Otras tips para la iluminación de la habitación del bebé: Al encender el cuarto, evita las bombillas de halógeno y las bombillas expuestas. Estas luces brillantes hacen que los bebés se sientan incómodos y ansiosos, e incluso pueden ser peligrosas si un niño curioso se acerca. En su lugar, opta por lámparas que ofrezcan luz difusa o sombreada. Las bombillas etiquetadas como «blanco suave» o «luz del día» serán más suaves para los ojos de un bebé.

También considera el punto de vista del pequeño. Hay accesorios de techo que pueden verse hermosos desde el otro lado de la habitación, ¡pero el efecto puede ser poco agradable cuando estás acostado directamente debajo de ellos!

Instala un atenuador

Usado regularmente como parte de la rutina a la hora de dormir, un regulador de intensidad puede ayudar a tu bebé a relajarse y dormir. La atmósfera serena creada por la iluminación tenue actúa como un disparador para su sueño, haciéndole saber a su cuerpo que es hora de descansar. Un atenuador también te permite entrar a la habitación sin estar a oscuras y sin molestar al pequeño. Incluso es perfecto para las comidas nocturnas y los cambios de pañales, lo que ayuda a mantener el estado de somnolencia de tu bebé mientras tratas esos asuntos.

Crea capas de luz

La iluminación suave está muy bien, pero cuando estás ocupado cambiando un pañal, ayuda si puedes ver lo que estás haciendo. ¿El truco? Crea capas de luz.

En lugar de depender de una sola lámpara de techo demasiado brillante, usa varias lámparas y accesorios para iluminar la habitación según sea necesario. Apunte a un mínimo de tres puntos de luz, como una lámpara de techo, una lámpara para el cambiador de pañales y una lámpara para mesita de lectura. Si mantienes tus opciones en diferentes puntos de la habitación, siempre tendrás suficiente luz donde la necesitas.

Considera una combinación de luz de techo / ventilador

Para la luz de techo, una lámpara que combina luz y un ventilador ofrece muchos beneficios. El ventilador puede ayudar a controlar la temperatura, enfriar a tu bebé en el caluroso verano; además muchos bebés encuentran el movimiento del ventilador relajante y divertido. Un ventilador con aspas pintadas en diferentes colores se convierte en un placer visual cuando funciona a baja velocidad.

Evita las lámparas de pie

Las lámparas de pie colocadas junto a la cuna o el cambiador están bien con un bebé, pero pueden ser un error si el niño ya gatea o camina. Un bebé o un niño pequeño pueden mandar fácilmente al suelo las lámparas de piso. Mantén la iluminación con lámparas de mesa, con cables que puedan mantenerse fuera del camino de manera segura.

Ten cuidado con el calor

Algunos tipos de bombillas pueden calentarse peligrosamente, así que si tienes alguno de estos accesorios, asegúrate de que estén colocados en lugares donde un bebé o un niño pequeño curioso no pueda alcanzarlos y tocarlos. Las bombillas compactas fluorescentes (CFL) o LED (diodos emisores de luz) son mucho más frías al tacto y también son mucho más eficientes energéticamente que las incandescentes.

Controla la luz natural

Mantener la habitación del bebé oscura y fresca no solo ayudará a tu bebé a dormir más tiempo, sino que también evitará un golpe de calor.

La gama de opciones para las ventanas de la habitación del bebé es tan diversa como lo es para cualquier habitación de la casa, desde simples cortinas enrollables hasta las cortinas pesadas más resistentes a la luz. Sin embargo, es fundamental que tomes medidas a prueba de niños, como que no tengan cordones a la mano.

Juega con la decoración

Una lámpara de techo espectacular puede marcar la gran diferencia en ese cuarto. ¿Por qué no reemplazar la lámpara estándar por una divertida lámpara colgante de gran tamaño, o incluso una elegante lámpara con brazos? La habitación del bebé es un gran lugar para definir un tema divertido, con un accesorio de techo único o una lámpara colgante que sirva como punto focal.

Sé creativo

Algunas fuentes de iluminación también pueden servir para otros propósitos, como ofrecer entretenimiento o un simple interés visual. ¡Usa tu imaginación! Ilumina el techo con un proyector de estrellas LED, por ejemplo. O enciende un brillo mágico con series centelleantes (sí, como las de Navidad, que ya hay de muchos tipos). Incluso puedes usar la luz para mejorar la decoración. ¡Lo que sea que elijas hacer, diviértete y crea algo verdaderamente único!

No olvides la luz nocturna

Es posible que tu recién nacido aún no le tema a la oscuridad, pero después de algunos meses, puede que tú te hayas tropezado con la cuna o pegado en el pie con la cómoda, así que puedes colocar luces nocturnas creativas para niños. Sí, de esas que van conectadas directamente al enchufe de luz, son pequeñas, pero iluminan suavemente. Son muy útiles.

¿Qué te parecieron todas estas sugerencias? Sin duda alguna, te han surgido más ideas de decoración e iluminación para su cuarto, así que no tengas miedo de dejar volar tu imaginación con esta serie de consejos para elegir la iluminación de la habitación del bebé.