Saltar al contenido

Lámparas y la Temperatura del Color

Lámparas y la Teoría del Color

La función principal que debe cumplir una lámpara es la de iluminar. Pero, ¿esa es la única función que debe cumplir tu lámpara de piso, tu lámpara colgante o de techo, tu lámpara de mesa o lámpara colgante? La respuesta es no. Existen más factores que se deben tomar en cuenta. Uno muy importante será elegir el tipo de luz adecuado para cada una de tus habitaciones, dependiendo de la atmósfera que desees crear: un ambiente cálido, frío o neutro; lo que depende de la fuente de luz que utilices.

Esto lo lograrás mediante la famosa temperatura del color, lo que se define según el color de la luz que emite el espectro luminoso, y que se pueden dividir en tres tipos:

Lámparas de luz cálida

Es amarillenta y nos dará una sensación de mayor profundidad en la sala y servirá para resaltar detalles del diseño arquitectónico u objetos decorativos de la habitación, ya refleja de forma más fidedigna los colores, enfatiza los relieves de los objetos y sus texturas. Este tipo de iluminación transmite paz y tranquilidad e incita al reposo, por esa razón es recomendada para esos relajantes rincones de lectura, el dormitorio y, en general, las estancias en donde pasamos la mayor parte del tiempo. Va muy bien con los muebles de madera.

Ideal cuando buscas generar un ambiente confortante con una iluminación baja que te ayude a relajarte. También es ideal para iluminar el jardín o la terraza. No se recomienda utilizar en lugares de trabajo donde se requiera una mayor precisión, ya que podría ocasional fatiga visual.


Lámparas de luz fría

Es de tonos blancos y estimula la actividad cerebral debido a sus tonos azulados; lo contrario a la luz cálida. Es una luz uniforme, algo que no ayuda para resaltar los detalles de los objetos. Es ideal para espacios donde realizarás las primeras actividades del día: baño y cocina. También para lugares donde tenemos un tránsito continuo, como las escaleras, pasillos o la entrada.

Son las más recomendables en ámbitos profesionales como hospitales y talleres, donde se requiere de una mayor atención, con el objetivo de lograr un mejor rendimiento.


Lámparas de luz neutra

Es la luz intermedia (ni fría ni amarillenta), llamada por los expertos como la más natural. Nos ayuda a resaltar los colores y transmite un efecto de animosidad en las personas. Esto es bien aprovechado en tiendas y centros comerciales que buscan incentivar las ventas. En la casa se recomienda para las salas de estudio, lugares de lectura como bibliotecas y como iluminación general.


¿Cómo combinar las diferentes fuentes de luz de tus lámparas?

Con la combinación de los diferentes tipos de luz podrás lograr distintos efectos y resultados. Por ejemplo, si tomamos en cuenta la cocina o el baño, se requiere una lámpara de luz fría que nos estimule, pero no al grado de causar ansiedad, por eso es bueno combinarla con una luz cálida que nos permita enfocarnos, pero también nos relaja. Lo ideal sería que la iluminación cálida la utilices en lámparas de techo o lámparas de pared y las luces frías en lámparas de pie, lámparas de mesa o pantallas.

En Lamparasde.online te recomendamos que te animes a utilizar los estilos de lámparas y temperaturas con las que te sientas más cómodo, no hay una fórmula infalible y las fuentes de luz, así como los modelos de lámparas, deben adaptarse a cada hogar y no al revés. Por lo que te invitamos a experimentar y combinar varias fuentes de luz hasta que encuentres la que más te agrade.

Esperamos que este artículo haya sido de mucha utilidad y te invitamos a suscribirte para que no te pierdas nuestras recomendaciones, sugerencias y las mejores ofertas en lámparas.

¡Hasta Pronto!